sábado, 18 de diciembre de 2010

Calor con un toque de frío.

Y seguimos así, pintándonos de naranja y menta en la espalda, detrás del cuello, en la pierna, y después entre su camiseta. El polo se rompe. Un pedazo se mete por el borde del bañador. Y nos reímos. Perdidos en un beso frío bajo el sol caliente. Y en nuestras bocas, la naranja y la menta se encuentras mientras nosotros naufragamos.

1 comentario: