viernes, 3 de diciembre de 2010

Erich Fromm

"En el arte de vivir, el hombre es al mismo tiempo el artista y el objeto de su arte, es el escultor y el mármol, el médico y el paciente..."


the Sun.

Ahora que las noches se han echo más largas y lo días más cortos, ahora que no hace frío ni calor, ahora que el tiempo esta confuso como yo...
El tiempo es así no pertenece a nadie. Dependiendo de como sea muchos lo adoran y otros lo desprecian, lo aborrecen pero a él le da igual porque es así y sabe que si cambia tampoco se pondrán de acuerdo.
Es imprevisible por mucho que lo subestimen y crean que pueden seguir sus pasos.
Es un conjunto de cosas maravillosas y horripilantes.
Es libre como el viento, que te da en la cara mientras caminas. Ese viento frío que te llega hasta los huesos y hace que tus cabellos bailen perfectamente.
Es tan agobiante como ese calor de julio, ese calor de las 4 de la tarde que te quema hasta los huesos y hace que tu cuerpo llore para liberarse de tanta presión.
Llegados a este punto, él vive su vida, sin sitio fijo, sin opinión determinada, pero vive (o intenta vivir, o intenta sentir, o que lo sientan) o simplemente es algo que transcurre sin ninguna de las explicacioness anteriores.