sábado, 29 de enero de 2011

La familia.

El vínculo que te une a tu verdadera familia no es el de la sangre, es el del respeto y la alegría que tú sientes por las vidas de ellos, y ellos por la tuya. Muy raramente los miembros de una familia crecen bajo el mismo techo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario