sábado, 12 de febrero de 2011

Ojalá.

¿Por qué todo acaba siendo taaaaaan complicado?
Ojalá pudiera pasar el tiempo más rápido.

strong


Creo que he visto, perdido y sentido tantas cosas, que me da igual reírme... porque ni siquiera puedo llorar. Creo que llegados a este punto, no sé si pensar con la cabeza o con el corazón (aunque quizás lo mejor sea no volver a pensar). Creo que lo único que quiero es recuperar lo que sentía antes de empezar. Creo que cuando me dicen que el tiempo es quien me va a curar, pienso que no sería el tiempo, sino un milagro quien lo hiciera. Creo que la vida me ha azotado tan fuerte que me he hecho de acero, de piedra, con el corazón siempre envuelto en papel transparente. Creo que alguna vez creí en princesas con tacones de cristal, en hadas que conceden deseos, en príncipes más azules que el cielo. Creo que algún día me convenceré de que no sé muy bien a donde voy, pero llegaré.

Es lo que hay.


En una mísebre vida como la mia, hay veces que encuentras momentos realmente agraciados y agradables, pero són momentos que tu alma busca en un interior espontaneamente.

En la vida sólo puedes valorar y decidir sobre el presente, porque si te das cuenta, para ser realistas, el pasado no lo puedes cambiar y el fúturo aún está por venir.

Personas distintas.


Existen distintos tipos de personas:
personas que se preocupan por ti y no quieren que te hagan daño y que sufras, sobre protectores. En cambio, hay otras que te odian y cada paso que das te odia más, corroyéndoles toda su ira cuando te ven, con unas ganas descomunales de verte fuera del mapa. Personas enamoradizas que sienten algo muy grande por una persona al poco tiempo de conocerla. Otras que con cualquier comentario hieres su pequeño y delicado corazoncito. Personas que se sorprenden a cada comentario (por pequeño que sea) fuera de lo normal. Personas que tienen mal genio. Personas que roban, que matan, que hacen lo que sea por algo de dinero…

Sí, hay personas repulsivamente asquerosas. Pero a mi esas no me gustan, a mi me gustan más bien todo lo contrario. Esas que están hay para lo que necesitas, te dan cariño, te aprecia, te apoyan...

pensamientos + conclusiones.

Había llegado a la conclusión de que lo había entendido. Pensaba que había logrado entender que no importaba ni el lugar, ni el momento, sino las personas con las que lo compartía. No era la primera vez que me intentaba auto convencer de que por fin había logrado aprender la lección. Lo que no sabía es que tampoco iba a ser la última...

Prefiero.

Prefiero que me duela a que me traspase, que me haga daño a que me ignore. Prefiero sentir. Prefiero una noche oscura y bella, sucia y hermosa, a un montón de días claros que no me digan nada. Prefiero quedarme en la cama todo el día pensando en mi vida a levantarme para pensar en la de otros.
Pero si de verdad te dijera lo que prefiero, lo que quiero, lo que me gustaría, no haría más que hablar de ti.
Sólo de tí.