sábado, 12 de febrero de 2011

Prefiero.

Prefiero que me duela a que me traspase, que me haga daño a que me ignore. Prefiero sentir. Prefiero una noche oscura y bella, sucia y hermosa, a un montón de días claros que no me digan nada. Prefiero quedarme en la cama todo el día pensando en mi vida a levantarme para pensar en la de otros.
Pero si de verdad te dijera lo que prefiero, lo que quiero, lo que me gustaría, no haría más que hablar de ti.
Sólo de tí.

No hay comentarios:

Publicar un comentario