viernes, 22 de abril de 2011

Estar sola, a veces sienta bien.

Resultaba estupendo estar sola, no tener que sonreír ni que poner buena cara. Fue un respiro que me permitió contemplar a través del cristal la cortina de lluvia con desaliento y derramar algunas lágrimas. No estaba de humor para una gran llantina. Eso podía esperar hasta que me acostara y me pusiera a reflexionar sobre lo que me aguardaba al día siguiente.

No hay comentarios:

Publicar un comentario