jueves, 28 de abril de 2011

Que venga el dolor.

EL DOLOR SÓLO HAY QUE AGUANTARLO. Esperar que se vaya por sí solo y a que la herida que lo ha causado cicatrize. No hay soluciones ni respuestas sencillas. Sólo hay que respirar hondo y esperar a que se calme. La mayoría de las veces el dolor puede aliviarse, pero a veces llega cuando menos te lo esperas, te da un golpe bajo y no te deja levantarte. Hay que aprender a aceptar el dolor, porque lo cierto es que nunca te abandona y la vida siempre lo enfrenta.

1 comentario: