lunes, 18 de julio de 2011

memories

Y después de una tarde los dos. Un tiempo exclusivamente para ellos. Una tarde de risas, sueños cumplidos, ilusiones y más risas. Pero sobretodo de ganas. Ganas del amor, de la pasión, del uno por el otro. Caminando tranquilos entre tanta gente que los observa ellos caminan juntos, a su aire. Felices. De vez en cuando una pausa. Un beso. Y siguien su camino. Una tarde como ninguna otra... Pero cuando ella quiere darse cuenta ya está en casa. El tiempo es muy traicionero. Y un sabor que se le queda. El sabor de él. De sus besos. Apasionados. Ella saborea su boca, feliz. Le gusta ese nuevo sabor. Es la prueba de que todo ha pasado de verdad. Y se abandona en ese pensamiento.
Mejor que nunca.

No hay comentarios:

Publicar un comentario